• Gustavo Estrada

¿Por qué no deberías dar comida en juguetes o alfombras?


Conversaba con la tutora de Floki, un mestizo de 2 años de edad, quien orgullosamente me comentaba cómo su perro sólo comía con juguetes:


"Empezamos con el Nina Ottosson de nivel 1, ahora vamos por el nivel 3. A veces come de su alfombra olfativa, el Kong Clásico, el Wobbler e incluso de una manta grande donde ponemos el pellet (pienso/croqueta) y la doblamos, tal como nos recomendó el educador.


Ahora estamos pensando en comprar de esos robots que controlas con el celular que sirven para dispensar comida mientras juega".


Podemos ver decenas de publicaciones de educadores caninos recomendando esta forma de dar comida, se le atribuye ventajas en ejercicio físico o mental, enriquecimiento ambiental, resolución de problemas, estimulación olfativa y muchas bondades más. Es indudablemente cierto que brinda una adecuada estimulación a nuestros perros, sin embargo, muchas veces viene en detrimento de algo más importante: la vinculación.


La alimentación es, quizás, una de las actividades más importantes de los seres vivos, es la fuente de nutrientes y energía que permite funcionen todos los órganos de manera correcta, garantizando la supervivencia. ¿De verdad queremos que esta actividad tan valiosa esté a asociada a un juguete?.


El motivo de consulta de Floki, explicado por su tutora, era el siguiente: "no me presta atención cuando estamos en la calle, no me mira, y si viene otro perro o persona sale a jugar con ellos sin mirar atrás, me toca corretearlo y perseguirlo hasta que lo puedo tomar para regresar a casa". Floki podrá tener muchos juegos interactivos, pero si no se ha trabajado previamente en el correcto enganche del perro con su tutor, no está sacando mayores beneficios al resolver puzzles para poder comer.


Es allí donde, cada vez con mayor frecuencia, me encuentro indicando que dejen de dar comida en tazón, juguete o alfombra, y que empiecen a dar la comida en una actividad en conjunto, bien sea una sesión de entrenamiento o a través de un "juego de enganche", este último consiste en lo siguiente:


  1. Toma en tus manos la comida de tu perro (pellet/pienso/croqueta u otro). Puedes tenerlo en un contenedor, bolsa, plástico o en tu mano.

  2. Desplázate lentamente por el departamento o casa.

  3. Llámalo por el nombre, con una actitud de juego, energía y movimiento. Usa solo el nombre, evita un "toma", "ven", "tenga", etc.

  4. Cuando venga hacia ti, indícale que lo está haciendo bien diciendo "¡Bien!"

  5. Deja tome un muy pequeño puñado de su comida de tu mano. No lleves tu mano hacia su hocico, invítalo a que venga hacia tu mano.

  6. Repite hasta terminar toda su porción de comida de esa hora.

En este video puedes ver en acción lo que te comento:



Los juguetes, alfombras y puzzles son entretenidos, desafiantes y motivantes. Sin embargo, lo más entretenido, desafiante y motivante para tu perro deberías ser tú. Sólo después de conseguirlo es que puedes usar juguetes o ponerte creativo con la forma de darle la comida.





158 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo